Los chipirones rellenos con pisto y aceite de perejil siempre triunfan en los cursos de cocina en Zaragoza de La Zarola. Atrévete con una receta sencilla y sana con la que dejar a tus invitados boquiabiertos.

Quizá los pescados sean uno de los platos que más nos cuestan cocinar, ya que hay que dedicar tiempo a limpiarlos para obtener un buen resultado. Sin embargo, esta receta de chipirones rellenos con pisto y aceite de perejil es tan deliciosa que merece la pena invertir tiempo en ella. En esta ocasión vamos a rellenarlos de pisto, ya que lograremos una mezcla muy equilibrada y sabrosa, pero puedes introducir algún cambio en esta receta que hemos hecho en alguno de nuestros cursos de cocina en Zaragoza de La Zarola para adaptarlos a tu gusto y a los ingredientes que tengas en la nevera, aunque en esta ocaión no vamos a usar ningún ingrediente que no vayas a encontrar en cualquier supermercado.

 

Ingredientes para seis personas

  • 20 chipirones pequeños
  • 4 sobrecitos de tinta
  • 1/2 fumet de pescado
  • Maicena
  • 1 taza de perejil
  • 150 ml de aceite de oliva
  • Sal

Para el pisto

  • 1 pimiento verde
  • 1 pimiento rojo
  • 1 calabacín
  • 2 tomates pera maduros
  • 100 g tomate frito
  • 1 cucharada de azúcar
  • Aceite de oliva
  • 1 taza de café de vino blanco
  • Sal

Preparación

1- Limpiamos los chipirones y reservamos las aletas y colas para su uso posterior.

2- Lavamos y cortamos las verduras en cuadraditos de igual tamaño. Del calabacín, desecharemos la parte del centro con las semillas, utilizando la parte restante, incluida la piel.  Comenzamos en una sartén a fuego medio pochando la cebolla, no friéndola, hasta que esté tierna, luego los pimientos y terminando con el calabacín y el tomate. Cocemos todos a fuego bajo agregando un poco de agua, el vino, azúcar y el tomate frito hasta que las verduras estén tiernas pero sin que se desmenucen (aproximadamente 30 min).

3- En un cazo ponemos la tinta de calamar y el fumet de pescado y reducimos hasta 1/3 de su volumen. Espesamos agregando maicena diluida en agua, aproximadamente 1 cucharadita de té. Reservamos a fuego muy bajo para que no se enfríe.

 

Tus invitados cuando saques los chipirones.

 

4- En una batidora, ponemos 1 taza de hojas de perejil y trituramos con 150 ml de aceite de oliva, ponemos a punto de sal y colamos quedándonos sólo con el aceite de perejil. Si queremos un color más intenso podemos escaldar 15 segundos en agua hirviendo las hojas antes de triturar y luego pasarlas durante 30 segundos en un baño de agua muy fría con hielo.

5- Rellenamos los chipirones y los marcamos en una sartén caliente con un chorrito de aceite y salpimentamos. Antes de pasarlos por la sartén, es conveniente cerrar su extremo con un palillo para que no se escape su relleno. Marcamos también en el sartén las colas de los chipirones, que nos van a servir para acompañar.

6- En un plato, damos un brochazo de la tinta de calamar, sobre un tramo ponemos un par de cucharadas de pisto y montamos sobre él dos o tres chipirones rellenos. Terminamos con un chorrito de aceite de perejil sobre los chipirones y colocamos sus colas frente a los chipirones.

 

Receta de chipirones rellenos con pisto y aceite de perejil

Emplatado de chipirones rellenos con pisto y aceite de perejil.

 

Si además de los chipirones quieres sorprender a tus comensales con una comida espectacular, puedes probar con dos tapas muy sencillas como estos ‘huevos marmolados‘  o unos montaditos de ‘longaniza con alioli de ajo negro‘,  un impresionante risotto a la carbonara, una pizza casera con los ingredientes que más te gusten y un par de postres muy buenos y sencillos, el trampantojo de morcilla de chocolate y las rosas de manzana

Si te gusta cocinar y quieres aprender más puedes probar con alguno de nuestros cursos de cocina en Zaragoza, en los que encontrarás desde cursos de cocina exótica hasta arroces, pizza, tapas o repostería. También alquilamos el espacio gastronómico de La Zarola para todo tipo de celebraciones y eventos privados o actividades de empresas.

X
X