Si eres de los que no se decanta por el dulce o el salado, en La Zarola tenemos la receta perfecta para ti. Quiche de calabaza y parmesano. ¿Qué mejor mezcla que esta para poder disfrutar de una fusión de sabores?

La quiche es una tarta salada típica de la cocina francesa que fusiona la parte dulce de las tartas con productos salados, como es el caso de la calabaza. Este tipo de tartas ofrecen una gran posibilidad de recetas ya que se puede elaborar con una gran variedad de productos. En La Zarola hemos preparado esta receta de quiche de calabaza y parmesano para salir un poco de los alimentos más comunes a los que estamos acostumbrados.

Ingredientes

  • 240 gr harina común
  • 100 gr mantequilla fría
  • 1 yema de huevo grande
  • Media cucharadita de sal
  • 3 a 5 cucharadas soperas de
  • Agua muy fría

Para el relleno

  • 900 gr calabaza limpia sin piel ni pepitas
  • 1 cebolla grande
  • 200 ml nata líquida ligera (18% m.g.)
  • 2 huevos grandes y la clara sobrante
  • 50 gr queso parmesano o Grana-Padano rallado
  • Sal, pimienta negra molida,
  • Romero y tomillo
  • Pepitas de calabaza (para decorar)

 

quiche de calabaza y parmesano

Preparación

  1. Preparamos la base del relleno. Para ello pelaremos y despepitaremos la calabaza. La cortaremos en cubos grandes y la colocaremos sobre una fuente de horno junto con la cebolla troceada, sal, pimienta negra, tomillo, romero y un chorrito de aceite de oliva virgen extra.
  2. La asaremos, aproximadamente, a unos 170ºC, hasta que las verduras estén tiernas.
  3. En segundo lugar preparamos la masa de la quiche: En un recipiente mezclamos la harina, la sal, la mantequilla troceada y la yema de huevo. Mezclamos todos los ingredientes con las manos hasta formar una especie de migas gruesas. Poco a poco añadimos el agua (muy fría), cucharada a cucharada, para no humedecer en exceso la masa, mientras continuamos trabajándola con las manos: Nos bastará añadir el agua suficiente para que las migas se compacten (3 o 5 cucharadas).
  4. Trabajamos la masa para formar una bola, la envolvemos en plástico transparente y dejamos que se refrigere. Mientras tanto, continuamos preparando el relleno: En un bol o en el vaso alto de la batidora mezclamos las verduras asadas, la nata líquida, los huevos enteros y la clara sobrante, el queso rallado, una pizca de sal y pimienta negra.
  5. Lo trituramos todo hasta que quede una crema espesa. Retiramos la masa de la nevera, la colocamos entre dos hojas de papel sulforizado y la estiramos con el rodillo para obtener una lámina de unos 3mm de grosor. Engrasamos el fondo y las paredes de un molde redondo apto para el horno. Recortamos una hoja de papel sulforizado del tamaño del molde y forramos la base. Colocamos con cuidado la lámina de la masa y la ajustamos bien a los bordes.
  6. Vertemos la crema de calabaza: Introducimos el molde en el horno, previamente calentado a 180ºC con ambas resistencias. Alrededor de 15 minutos después, espolvoreamos la superficie con pepitas de calabaza. Cerramos de nuevo el horno y dejamos que la quiche se termine de hacer (unos 40 minutos más, aproximadamente).
  7. Una vez haya subido y la superficie esté completamente cuajada podemos sacarla del horno y servirla inmediatamente.

quiche de calabaza y parmesano

X
X